La vivienda no es sólo un bien inmobiliario, es también una forma de consolidación espiritual